Crítica de Vengadores: La Era de Ultrón

Los Vengadores: La Era de Ultrón

Vengadores: La Era de Ultrón

La calma previa a la tempestad

Vengadores: La Era de Ultrón comienza, cual escena inicial de peli de James Bond, con nuestros héroes en plena faena asaltando el castillo del Barón Strucker en Sokovia para recuperar el cetro de Loki. Como resistencia se encuentran unos cuantos soldados de Hydra y los gemelos Wanda y Pietro Maximoff. La subtrama de Hydra que comienza en Capitán América: El Soldado de Invierno y que se desarrolla (de aquella manera) en la serie de TV aquí se la ventilan de un manotazo. Era un medio para un fin: S.H.I.E.L.D. estaba corrompida desde sus cimientos y necesitaba ser desmantelada, lo que desemboca en la privatización de la seguridad mundial de manos de Tony Stark. El quid de la película -Ultrones aparte- es la gestación de Civil War, esa es la trama subyacente y la película funciona como catalizador de los acontecimientos que culminarán con el enfrentamiento entre el Capitán América y Iron Man en 2016. El Soldado de Invierno introdujo la idea y La Era de Ultrón la refuerza, añade nuevos ingredientes y los moldea.

El quid de la película -Ultrones aparte- es la gestación de Civil War

En manos de cualquier otro, eso bastaría, pero Joss Whedon además articula una historia que funciona por sí sola. Y por si fuera poco, el guión está adornado con elementos que nos resultarán familiares en las próximas películas de la Casa de las Ideas: Wakanda y Ulysses Klaue (Pantera Negra, 2018), la alucinación de Thor (Thor: Ragnarok, 2017) y las gemas del Infinito (Los Vengadores: La Guerra del Infinito, 2018 y 2019).

Y el recurso utilizado para que todos esos puntos casen entre sí es el discurso del miedo. El primer enfrentamiento con Wanda Maximoff afecta a los héroes provocándoles unas alucinaciones con las que recibimos información personal de cada uno de ellos. Cuáles son sus demonios internos, las sombras de su pasado, qué temen. Dichas alucinaciones consiguen que avance la trama principal, empujando a cada vengador a tomar una serie de decisiones. Las secuelas en el cine permiten centrar los esfuerzos en el desarrollo de los personajes y Whedon se las ingenia para dotar de tridimensionalidad a todos los miembros del equipo. Ya desde la primera escena vemos que los Vengadores luchan de forma perfectamente compenetrada y las escenas más espectaculares nos muestran a los héroes luchando coordinados, en grupo, aunque también cuentan con otras de lucimiento individual.

Vengadores: La Era de Ultrón (2015)

Los dos Chris: Evans y Hemsworth

Whedon se las ingenia para dotar de tridimensionalidad a todos los miembros del equipo

Y es precisamente en este aspecto -el desarrollo de los personajes- donde se encuentran las mayores virtudes de La Era de Ultrón. Todos los personajes se ven beneficiados. Paradójicamente, el enriquecimiento para Tony Stark surge de mantener un perfil más bajo, menos resultón que en sus apariciones anteriores. Pasa de ser el novio en la boda y el muerto en el entierro a, simplemente, ser uno más entre los Vengadores; lo que favorece, por extensión, a sus compañeros, permitiendo incluso cameos, como el de Rodie, más largos de lo habitual. Ojo, Tony Stark tiene muchos momentos en pantalla, pero ya no son meros chascarrillos al servicio del “Show de Tony”. Su protagonismo va ligado al argumento y en cómo afectan sus temores al arco principal de la historia.

La escena de la casa de Barton surge de la necesidad de contextualizar los personajes en un plano íntimo, sacarlos del área de confort típico de una película de superhéroes y mostrarnos realmente cómo son, realizando tareas cotidianas. En un grupo de personas que incluye a un dios, un genio con armadura, una leyenda de la 2ª Guerra Mundial y una fuerza descomunal; dos maestros asesinos sin poderes como son Ojo de Halcón y la Viuda Negra corrían el riesgo de quedar tan eclipsados por sus compañeros, que al público le diera igual. Es por ello que el Whedon guionista se ha dejado la piel en potenciar sus personajes para mantener el equilibrio y que todos brillen por igual. Y en esa misma línea de contarnos cosas sobre los protagonistas, se saca de la manga una subtrama romántica bastante forzada. No lastra nada, pero tampoco aporta demasiado, descoloca al espectador y, lo que es peor, no lleva a ningún sitio. Aquí Whedon yerra el tiro y es extraño, pues siempre ha demostrado buen ojo para presentar relaciones en sus obras (Buffy, Angel, Firefly) de una manera que al público no le resultasen inverosímiles. Lo contrario de lo que ocurre aquí. Pero incluso resultando fallida, nos sirve para conocer facetas desconocidas tanto de Natasha como de Banner. Quizá, en el primer montaje que duraba tres horas, esa parte quedase mejor resuelta.

El Whedon guionista se ha dejado la piel en potenciar sus personajes para mantener el equilibrio y que todos brillen por igual

En cuanto a la amenaza, se puede afirmar que Ultrón (James Spader) es un buen villano. Es un genocida y le gusta la puesta en escena, la teatralidad. A pesar de un “nacimiento” confuso y de no quedar bien definidas sus motivaciones, se beneficia de dos buenas decisiones: por un lado, la de Marvel de contratar a excelentes actores para encarnar a los antagonistas de sus películas (aunque tiendan a desaprovecharlos) y, por otro, la decisión del director de acentuar su vena megalómana y de disminuir los poderes del robot con respecto a los cómics, de tal manera que un vengador como el Capi pueda presentar batalla.


Tráiler de Vengadores: La Era de Ultrón

Debido a que los derechos de algunas franquicias como X-Men pertenecen a la Fox, Joss Whedon se ha visto a obligado a hacer ciertos malabarismos con el guión y tomarse algunas licencias creativas con el fin de esquivar algunos conceptos. Así, los mutantes pasan aquí a ser mejorados; se habla de Wanda y Pietro, pero se omiten sus nombres de guerra (la Bruja Escarlata y Mercurio/Quicksilver); sus padres están muertos, cuando son los hijos de Magneto; Ultrón está recubierto de Vibranium, en lugar de Adamantium, etc. Estos cambios han ocasionado anacronismos en la gran pantalla del tipo de dos mutantes judíos que se prestan a ser conejillos de indias de unos nazis (aunque, ciñéndonos exclusivamente a la película, tenga sentido).

La fotografía de Ben Davies (colaborador habitual de Matthew Vaughn) redondea la película. Tiene un acabado más cinematográfico y menos televisivo que Los Vengadores. También hay planos más elaborados (atención a la batalla final, con el grupo protegiendo el núcleo, luchando a cámara lenta, partiendo de un plano cenital. Es una viñeta de George Pérez hecha cine). Asimismo, el director ha sido lo bastante inteligente como para corregir dos problemas de los que adolecía la primera parte: aquí el Capitán América tiene aplomo, carisma y ostenta el liderazgo incuestionable del equipo y se ha hecho énfasis en la importancia de proteger a la población a toda costa (al fin y al cabo, es de lo que se trata y fue un hecho por el que tanto Los Vengadores como El Hombre de Acero fueron criticadas).

Tiene un acabado más cinematográfico y menos televisivo que Los Vengadores.

Vengadores: La Era de Ultrón es una buena secuela, aunque inferior a su predecesora. Es más íntima y menos épica que la primera entrega, pero narrativamente más compleja, más ambiciosa y más sombría. Todos los personajes evolucionan gracias a la menor presencia de escenas de acción en pos de otras con mayor carga dramática. Quizás, el peor enemigo de Vengadores: La Era de Ultrón sea, precisamente, Los Vengadores (2012).

Vengadores: Age of Ultrón (2015)

Título Original: Avengers: Age of Ultron

Dirección: Joss Whedon Guión: Joss Whedon Reparto: Chris Evans, Robert Downey Jr., Scarlett Johansson, Jeremy Renner, Mark Ruffalo, Chris Hemsworth, James Spader, Paul Bettany, Elizabeth Olsen, Aaron Taylor-Johnson, Andy Serkis, Thomas Kretschmann, Cobie Smulders, Julie Delpy, Samuel L. Jackson, Don Cheadle, Linda Cardellini

Fotografía: Ben Davies Montaje: Jeffrey Ford, Lisa Lassek Música: Brian Tyler, Danny Elfman

Productor: Kevin Feige, Mitchell Bell Productores ejecutivos: Louis D’Esposito, Jon Favreau, Alan Fine, Jeremy Latcham, Stan Lee, Victoria Alonso, Patricia Whitcher

Distribución: Disney Género: Acción, Aventuras, Fantasía, Superhéroes Duración: 141 min. Calificación por edades: No recomendada para menores de 7 años



Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

No comments yet.

Leave a Reply