Crítica de Independence Day: Contraataque

PORTADA FINAL 2

La ley del mínimo esfuerzo

Unos más, otros menos pero objetivamente, 20 años es lo que hemos tenido que esperar para reencontrarnos con los aliens destruye-monumentos. Roland Emmerich ha rescatado su buque insignia cinectográfico – Independence Day (1996)- en una especie de fiesta remember a la que se sabe que no acudirá mucha gente. Los motivos – numerosos- a continuación.

En la actualidad, en la celebración de la victoria sobre los alienígenas dos décadas antes, surgen nuevos avisos de una nave aproximándose a la Tierra. Sí, mismo planteamiento, no entiendo por qué tanta sorpresa entre los personajes. La diferencia es que ahora los humanos, gracias a la anterior invasión, tienen a su favor tecnología alienígena con la que hacer armas láser, aviones y demás cosas vistosas a una película sin color. Abusando del título, no creerían necesario cambiar el guión de una película que convenció en el pasado. Pero todo cansa y en este caso solo ha hecho falta una entrega más.

A excepción de Will Smith, vuelven tres personajes de la primera cinta: David Levinson, Thomas Whitmore, y el doctor Okun. El primero sigue en sus trece, el iluminado del argumento, el que tiene ideas claras entre tanto desparrame. Thomas Whitmore, ahora un expresidente con la mente difusa y el doctor con el mismo pelazo y las mismas locuras cubiertas de inteligencia como antaño. Estos tres personajes son lo poco que podemos sacar en positivo de Independence Day: Contraataque. Es cierto que recurrir a la nostalgia no es una jugada limpia pero nos agarramos a lo que sea. El resto de personajes que engloba el largometraje es un batiburrillo de hijos de tal (dos pilotos, uno hijo de Steven Hiller y la hija de Thomas Whitmore) y caras bonitas con ganas de salvar el mundo. No por todo esto quitemos valoración a Liam Hemsworth, un protagonista algo apagado pero que cumple.

Independence Day: Contraataque es una buena película de alienígenas y destrucción a gran escala, pero el nombre le pesa y de qué manera. El director recurre a lo mismo, monumentos destruidos, gente muriendo sin parar (aunque luego para el recuento general el número parezca insignificante) y un humor sin gracia que quita la poca seriedad que Roland Emmerich tiene la decencia de dejar plasmada. No ha bastado con unos efectos especiales más espectaculares, caras jóvenes ni armas láser. Una segunda parte prescindible aunque no para la cartera. Gana dinero pero pierde reputación.

Secuela con acción pero sin chispa. Roland Emmerich ha pasado 20 años de procrastinación dando fruto a un trabajo irrelevante para la historia del cine.

Título Original: Independence Day: Resurgence
Dirección: Roland Emmerich
Guión: Carter Blanchard
Reparto: Liam Hemsworth, Jeff Goldblum, Bill Pullman, Maika Monroe, Jessie T. Usher, Travis Tope, Judd Hirsch, Charlotte Gainsbourg, William Fichtner, Angelababy, Nicolas Wright, Deobia Oparei, Joey King, John Storey, Brent Spiner, Sela Ward, Vivica A. Fox, Chin Han, Robert Loggia

Fotografía: Markus Förderer
Montaje: Adam Wolfe
Música: Harald Kloser, Thomas Wanker
Productor: Roland Emmerich, Dean Devlin, Harald Kloser
Productor ejecutivo: Ute Emmerich, Larry J. Franco, Carsten H.W. Lorenz

Distribución: 20th Century Fox España
Género: Ciencia-ficción
Duración: 119 min.
Calificación por edades: No recomendada para menores de 13 años.



Tags: , , , , ,

No comments yet.

Leave a Reply