Crítica de Mad Max: Furia en la Carretera

Mad Max: Furia en la Carretera

Mad Max: Furia en la Carretera

Frenesí de alto octanaje

Viendo Mad Max: Furia en la Carretera lo primero que pensé fue que estaba ante una película de la vieja escuela. El 80% de lo visto en pantalla son efectos prácticos. La clase de efectos que requieren que un director se rodee de los mejores de cada campo: pirotécnicos, especialistas, maquilladores. Todo parece tangible, sudado y lleno de polvo. La misma impresión que deja la trilogía clásica de Mad Max, dicho sea de paso. Pero más allá de la forma de rodar de un artesano como George Miller y el futuro post-apocalíptico en el que tiene lugar la acción, este reinicio de la franquicia Mad Max va mucho más lejos, tanto técnica como conceptualmente, que sus predecesoras.

El 80% de lo visto en pantalla son efectos prácticos

A excepción de unos cuantos guiños (la caja de música, Hugh Keays-Byrne, el arnés de la rodilla, etc) y otros detalles que son cánon del personaje (la chaqueta, el Interceptor V8, la escopeta de 2 cañones), Fury Road es una reinvención y, como tal, independiente de la saga protagonizada por Mel Gibson. George Miller ha decidido ser lo bastante referencial como para que el espectador reconozca este universo desértico, al tiempo que trasciende los convencionalismos de la “típica peli de acción para tíos”. Mad Max: Furia en la Carretera es una película para todo el mundo porque tiene en cuenta a la mitad de su población: las mujeres.

Fury Road es una reinvención y, como tal, independiente de la saga protagonizada por Mel Gibson

Mad Max: Furia en la Carretera

¿Me habré dejado el gas abierto?

La historia comienza con Max Rockatansky (Tom Hardy) tratando de escapar de una ciudad gobernada por Immortan Joe (Hugh Keays-Byrne), un tirano que tiene esclavizada a su población, que utiliza a las mujeres como fábricas de bebés y las ordeña como si fuesen vacas. El agua se usa como instrumento de dominación sobre la plebe y se raciona tanto la dosis que no hay cosechas. Los hombres sanos que no están consumidos por los males de la radiación son usados para transfundir sangre a una estirpe que ha canibalizado -no es una metáfora, me temo- a la sociedad.

Si en Mad Max 2 el elemento a proteger era un camión cargado de gasolina, aquí lo es uno lleno de mujeres, cuyo bien más preciado, justamente, son ellas mismas y su capacidad para engendrar hijos sanos, libres de tumores o malformaciones. Charlize Theron interpreta a Imperator Furiosa (ganadora del premio al Mejor Nombre de la Historia), la heroína que adopta el papel de protectora del grupo y es la propia Theron, una auténtica bestia parda cuya belleza sólo se ve superada por su talento como actriz, la que va a sostener sobre sus hombros el 50% del peso de la película. Tanta es la fuerza de esta ACTRIZ y lo metida que está en su papel, que si le hubieran cambiado el título por Furiosa: The Movie y hubiesen eliminado todo rastro del personaje de Mad Max, la película no se resentiría un ápice. Sería una película distinta, es cierto, pero una tan buena como Fury Road.

El compromiso del director por hacer justicia a los roles femeninos en las películas de acción pasó por hacer una llamada a Eve Ensler para que echara un vistazo a la construcción de los personajes y que no cayeran en el cliché (insertar vídeo de carnaza aquí). En un mundo en que la sociedad se ha ido al carajo, los únicos personajes que demuestran ser seres humanos desde el principio son Furiosa y su grupo. Hace falta que avance el metraje para que Max se despoje de su fachada de animal egoísta, agarre el volante -literalmente- y te demuestre porqué la película lleva su nombre en el título. Y es su película, no hay duda. Un papel con sólo un puñado de frases requiere de un actor carismático como Tom Hardy que consiga hacernos empatizar con él con poco más que una mirada. Un antihéroe despojado de todo, salvo de su icónico Interceptor V8 y una enorme sed de venganza.

Compromiso del director por hacer justicia a los roles femeninos en las películas de acción


Tráiler de Mad Max: Furia en la Carretera

Y siendo cierto que contiene una obvia lectura feminista, nunca sigue la senda de la tan vacía como estridente contraposición feminazi hombre-mujer, sino que aborda el tema desde la más absoluta normalidad, sin hacer ruido. Es decir, es una película con mujeres, cuyos papeles no están degradados al de interés romántico del héroe -las heroínas son ellas-, damisela en apuros o enseñar cacho. Algo que James Cameron demostró que era posible hace ya 30 años y que la industria del cine parece tener más en consideración últimamente. Imperator Furiosa es hábil conduciendo, es aguerrida, sabe pelear (incluso con un sólo brazo), sabe disparar (mejor que Max) y es tan peligrosa como cualquiera. Mientras que a Immortan Joe le mueven intereses egoístas tales como recuperar sus “propiedades” y no perder su estatus de divinidad, el combustible de Furiosa es mucho más potente: la arrolladora determinación de una madre para proteger a su familia. Y eso no lo frenan ni golpes, ni balas, ni un ejército de lunáticos.

Es una película con mujeres, cuyos papeles no están degradados al de interés romántico del héroe, damisela en apuros o enseñar cacho

Para quien busque conformarse con lo mínimo, Mad Max: Furia en la Carretera le proporcionará un divertimento espectacular, entretenido y violento. Una película que transcurre en medio de una persecución (es casi una set piece de dos horas), con una banda sonora rockera y omnipresente de Junkie XL (del estilo de la que compuso para 300: El Origen de un Imperio). Pero quien quiera ver más allá -y no hay que esforzarse mucho- se encontrará con una película rodada como antaño, con un presupuesto que luce como si fuera del doble, con un apartado visual deslumbrante y unos protagonistas perfectamente definidos en busca de la redención.

¡Larga vida a Furiosa! Y a Max, claro está.

Mad Max: Furia en la Carretera

Título Original: Mad Max: Fury Road

Dirección: George Miller Guión: George Miller, Brendan McCarthy, Nick Lathouris Reparto: Tom Hardy, Charlize Theron, Nicholas Hoult, Hugh Keays-Byrne, Josh Helman, Zoë Kravitz, Rosie Huntington-Whiteley, Riley Keough, Abbey Lee, Courtney Eaton, Nathan Jones, Megan Gale, John Howard, Richard Carter

Fotografía: John Seale Montaje: Margaret Sixel Música: Junkie XL

Productor: George Miller, Doug Mitchell, P.J. Voeten Productores ejecutivos: Bruce Berman, Graham Burke, Christopher DeFaria, Steven Mnuchin, Iain Smith

Distribución: Warner Bros. Género: Acción, Aventuras, Ciencia Ficción Duración: 120 min. Calificación por edades: No recomendada para menores de 16 años



Tags: , , , , , , , , ,

No comments yet.

Leave a Reply