Crítica de No Respires

Fotográma de la película No Respires

Fotográma de la película No Respires

Cuando lo paranormal no es indispensable

La rebeldía es símbolo de una adolescencia en puro clímax desembocando en variadas consecuencias a cual más poco recomendable que la anterior. Cuando se supera la adolescencia y se alcanza esa prematura juventud, queda algún poso anárquico que nos invita a seguir esa vida con una chispa de aventura. Lo cierto es que no todos se pueden meter en el mismo saco. En esta ocasión, tres veinteañeros con apatía general y algo de motivación sobre planes futuros deciden robar casas como método de ingreso en una Detroit que muestra su peor cara, abandonada y decrépita.

En una casa descuidada en la zona de la ciudad donde nadie querría pasar ni un minuto más de lo necesario, vive un ex soldado americano que se convierte en blanco del próximo robo. La gran cantidad de dinero que guarda debido a una indemnización por la muerte de su hija sumado a su ceguera, nubla la mente de los tres y empieza a enturbiar la de los espectadores. A cada minuto que pasan dentro de la casa, se siente una necesidad de mimetizarnos con el asiento y quedarnos estáticos haciéndonos partícipes de la complicada operación. Operación que se desmadra más y más, con un ritmo frenético y pese a bajones sutiles, mantiene un aprobado nivel de consistencia argumental. A las manos de Fede Álvarez ya vimos en Posesión Infernal (2013) que una casa puede dar mucho juego si cae en las manos adecuadas. Casi con el mismo plano juega con nosotros al gato y el ratón, teniendo el corazón en un puño gracias a un thriller escalofriante. En múltiples escenas, la sala del cine se queda en silencio al unísono, intentando no mover ni un dedo »para no meter más en problemas» a los protagonistas -y ser cómplices de un robo, sí- . Tal es el nivel al que nos llega a imantar el filme.

La actuación de Stephen Lang, actor que interpreta al ciego, es sobrecogedora lo que le hace resaltar frente a los tres jóvenes encabezados por Jane Levy, que repite con el director tras el remake de Evil Dead. Lo que en un principio parecía un The Bling Ring (Sofia Coppola, 2013) supervitaminado, destila en un metraje con acción, sorpresas y que no deja respirar ni un segundo como si de un ataque de artillería se tratase. Ya lo vimos en Posesión Infernal -película que como en esta ocasión, une a Fede Álvarez con Sam Raimi -; hasta en la última escena guardan fuegos artificiales en la recámara. No Respires ha sido la sorpresa del -seamos cautos por ahora- trimestre. Pudiendo haber caído en el profundo cajón de thrillers descafeinados y planos, nos hace confiar de nuevo en el género con una película con adrenalina de principio a fin.

Rozando el género de terror, No Respires se aleja del canon paranormal para deslumbrar con lo humano más primitivo. En pocas ocasiones algo tan real ha desbancado a monstruos, apariciones y demás recursos típicos para cumplir con el espectador. No Respires es auténtico y eso es lo que más asusta.


Título Original: Don’t Breathe
Dirección: Fede Álvarez
Guión: Fede Álvarez, Rodo Sayagues
Reparto: Dylan Minnette, Jane Levy, Stephen Lang, Daniel Zovatto, Sergej Onopko, Jane May Graves, Jon Donahue, Katia Bokor, Christian Zagia, Emma Bercovici, Brak Little, Michael Haase

Fotografía: Pedro Luque
Montaje: Eric L. Beason, Louise Ford, Gardner Gould
Música: Roque Baños
Productores: Fede Alvarez, Sam Raimi, Rob Tapert
Productores ejecutivos: Joseph Drake, Mathew Hart, Nathan Kahane, Erin Westerman, J.R. Young

Distribución: Sony Pictures
Género: Thriller, Terror
Duración: 88 minutos
Calificación por edades: +18



Tags: , , , ,

No comments yet.

Leave a Reply