Crítica de T2: Trainspotting

T2: Trainspotting (2017)

«Pues se ha quedado buena tarde»

Elige la nostalgia

T2: Trainspotting (2017) nos presenta a un Mark Renton (Ewan McGregor) que ha abrazado todas las convenciones que con cinismo criticaba 20 años antes. Ha elegido un trabajo, ha elegido una familia, ha elegido una tele grande que te cagas… ¡Ha elegido ir al gimnasio!

Tras los acontecimientos con los que terminó la primera película (robó a sus amigos ocho mil libras provenientes de una venta de heroína para después desaparecer) regresa a su Edimburgo natal, donde se reencontrará con sus colegas Sick Boy, Spud y Begbie.

T2: Trainspotting (2017)

Cuando te das cuenta de lo que pesan los años

Es en esa escueta premisa donde radica lo mejor y lo peor de esta película. Es un placer ver en pantalla durante 2h a actores solventes y entregados como McGregor, Miller, Carlyle y Bremner retomando unos papeles tan icónicos de la que es una de las películas más relevantes e influyentes de la década de los noventa. Como guinda tenemos un muy breve cameo de Kelly Macdonald por la que siento debilidad y todo ello bajo la dirección de un Danny Boyle tan enérgico como siempre. Lo más parecido a Martin Scorsese en su vertiente hipervitaminada que tenemos a este lado del charco.

Todo en la película nos remonta a la primera parte: el estilo visual, el reparto, la selección musical, los escenarios y la trama. Y ese puede ser un problema dependiendo de cuáles sean nuestras expectativas.

La historia que hace que nos reencontremos con ese patético Rat Pack yonqui de Edimburgo es meramente anecdótica, sin enjundia. Es esa como podría ser cualquier otra. Mientras Trainspotting funcionaba como un retrato generacional contado desde el punto de vista de un grupo de jóvenes de un estrato social muy determinado, su secuela tiene como única razón de ser tres palabras: 20. Años. Después.

Dicho ésto, sólo queda sentarnos a disfrutar de la experiencia de reencontrarte con unos amigos a los que hacía dos décadas que no veías. De poner a un lado de la balanza las aspiraciones que tenías de joven y en la otra lo que has conseguido ya en plena cuarentena. De sopesar si ese desgraciado que ves al mirarte en el espejo por las mañanas es mejor que la escoria que sabes que eras de joven. Teniendo esto claro, si eras fan de Trainspotting, saldrás con una sonrisa en la boca tras ver T2: Trainspotting, porque ante todo, es una película con corazón.

Trainspotting no necesitaba una secuela, pues funcionaba por sí misma. Aun así, esta segunda parte posee atributos suficientes como para hacerla atractiva y ayudar a conformar un díptico memorable; pues es tan divertida y tan honesta que le disculpo completamente que la historia no tenga la pegada que nos habría gustado, porque para cuando me di cuenta de eso, me había zampado ya dos raciones de fish and chips y tres pintas de cerveza mientras veía un VHS con los mejores goles de George Best.

Crítica de T2: TrainspottingTítulo Original: T2: Trainspotting

Dirección: Danny Boyle
Guión: John Hodge (sobre la novela Porno de Irvine Welsh)
Reparto: Ewan McGregor, Johnny Lee Miller, Ewen Bremner, Robert Carlyle, Anjela Nedyalkova, James Cosmo, Kelly Macdonald

Fotografía: Anthony Dod Mantle
Montaje: Jon Harris
Música: Rick Smith

Productor: Bernard Bellew, Danny Boyle, Christian Colson, Andrew Macdonald
Distribución: Sony Pictures

Género: Comedia, Drama
Duración: 117 min.
Calificación por edades: No recomendada para menores de 16 años



Tags: , , , , , ,

No comments yet.

Leave a Reply